jueves, 27 de noviembre de 2008

Reverendo Monumental!


Hace un par de semanas atras estaba por mandar esculpir una imágen de tamaño natural de este su Humilde Gran Siervo con un pedestal de oro en el que se leyera "Dejad que los diezmos se acerquen a mí".
Sin embargo, después de haber leído una nota de un hereje que escribe "después del domingo" (seguramente para criticar el sermón) He cambiado de parecer con respecto al monumento:

Sin duda ahora quiero hacerlo más grande que esa dichosa cruz para que no solo mi ciudad, sino el mundo entero sepa que todavía queda el Último Gran Apostol y Profeta de mi Señor.


2 comentarios:

El Peregrino dijo...

Oh Reverendo excelso y sublime, mejor que una gran cruz de esas que hay por todos lados, haga usted un gran cofre, más grande que el arca de Noé, y rubrique en su construcción cada una de sus sabias frases, que hablan de su entrega y disposición humilde a ser el "GRAN siervo" que es usted.

Por supuesto, no olvide colocar con letras de 3 metros de oro macizo, su memorial frase "Dejad a los diezmos venid a mi... y que rebose este alfolí" (Solo se admiten dólares)

Ni la cadena Enla$e con sus tele-maratones podrá hacer sombra a su ministerio poderoso, emergente y próspero, oh gran reverendo.

Reverendo Trinquete dijo...

Atención Peregrino!
Por sus palabras (pero sobre todo por sus diezmos) Mi Señor derramará sobre usted toda bendición de lo alto hasta que sobrebunde (sobre usted)