sábado, 6 de diciembre de 2008

¿Se diezma del aguinaldo*?


Con motivo de las próximas fiestas nuestros seguidores preguntan:

¿Se debe diezmar de lo recibido como aguinaldo?

Este Humildísimo Gran Siervo del Verdadero Señor, Ultimo Apóstol y Profeta, Gran Ministro de milagros, prodigios y sanidades responde:

¡Por Supuesto! ¡Por supuesto que no, Debe entregarse completo!**


El Aguinaldo es una semilla muy especial que prospera abundantemente al sembrarse en fe (a 300, 600 y 1000 por uno) robar en esto a Mi Señor solo acarreará maldición a sus vidas.

En las palabras de Richie Santos (mi discípulo especial): El espíritu devorador "... Bloquea el entendimiento espiritual con respecto al diezmo... La persona piensa que no debe diezmar del aguinaldo, (y yo agrego: ni entregarlo) de una venta especial o algún otro dinero".

¡Diezme de su aguinaldo! ¡Diezme en fe! o ¡Arderá en el lago de fuego y azufre!

*Aguinaldo es un pago especial que se entrega a los trabajadores asalariados, constituyendo un salario más a las doce mensualidades. Este pago puede ser monetario o en especies, de forma única, y por simple pacto entre el beneficiario y el beneficiado. Aunque no es parte de la ley en la mayoría de los países, se acostumbra a darse un aguinaldo para la fiesta católica de Navidad o las Fiestas Patrias. En México, la Ley Federal del Trabajo en su Artículo 87 establece que el aguinaldo mínimo será el equivalente de 15 días de sueldo base y que deberá cubrirse antes del 20 de diciembre de cada año.
**
Revelación de lo alto me ha sido mostrada por un ser viviente lleno de ojos (no ojo protestante).

2 comentarios:

EOP/Biografías dijo...

Reverendo
Me defrauda. Hubiera pensado que se debía entregar todo. Que sabría Usted en su $abiduría disponer de él.

El Peregrino dijo...

Estimado reverendo, me es sabido que algunos, a causa de la nefasta VISA, se gastan el aguinaldo antes de cobrarlo.

Creo que debería usted, si se me permite como humilde ofrendante y seguidor suyo, que proponga que los desventurados que hayan cometido el sacrilegio de gastar sus aguinaldos de antemano, firmen con usted un "pacto" para devolver esta "semilla" a las gloriosas arcas del Ministerio Laodicea en cómodos plazos mensuales... Todo sea para evitar que demasiados terminen en el lago de fuego y azufre por su ignorancia.

Yo por mi parte, me quedo el diezmo del aguinaldo, pero le envió el 90% restante en la sagrada moneda, en dólares, esperando que sea paciente conmigo porque aún mi medida de fe es escasa... Pero usted me lleva por buen camino, y al final se que Dios le usará para que yo cambie, oh ilustrísimo iluminado del Altísimo.