sábado, 8 de diciembre de 2007

¿Robarás a mi Señor? (Sermón para antes de presentar el presupuesto anual a la congregación)


"¿Acaso robarás a mi Señor? ¡Todos ustedes están robando! Y todavía fingen demencia y preguntan: ¿En qué te robamos?" ... "En los diezmos, ofrendas, primicias y en los donativos. Ustedes —el mundo completo— está bajo grandísima maldición, pues es a mi Señor a quien están robando."
"Traigan íntegro el diezmo, las ofrendas, las primicias, los donativos y todo pacto para los fondos del templo, y así recibirán prosperidad y abundancia. Pruébenme en esto —dice mi Señor —, y vean si no abro las ventanas del cielo de par en par y derramo sobre los que diezmen y ofrenden bendición hasta que sobreabunde.
Uno de los profetas minúsculos, ahi por el final del Testamento Antiguo. NTU


Introducción.

Mi Señor no condena a aquellos que desean ser prosperados, Mi Señor no condena a aquellos que sueñan con ser ricos... de hecho ¡Los creyentes somos ricos! Sin embargo, Mi Señor enviará al lago de fuego y azufre a todo aquel que no muestra su fe a través de sus diezmos, ofrendas, primicias y donativos.

Prosperidad, todo mundo desea ser prosperado, la gente que te rodea desea ser prosperada, tu familia desea ser prosperada, tu mismo(a) deseas ser prosperado en T - O - D - O... pero, ¿Qué estas haciendo para merecer las bendiciones de mi Señor?

A través del presente mensaje quisiera que descubrieras tres sencillísimas acciones a través de las cuales tu puedes alcanzar la prosperidad que anhelas:

$1. Deja de robar.

Desde que mi Señor creo a la humanidad, el ser humano se ha dedicado a robar a mi Señor; primero fruta, después pieles... luego fama para finalmente ofenderle de la manera más ruin y cobarde que existe: Dejando de diezmar y ofrendar.

No pretendas que nadie te ve. Mi Señor conoce tu corazón y sabe que tienes la firme intención de no diezmar de tu aguinaldo; mi Señor conoce tu corazón y sabe que no deseas reconocerle con tus ofrendas y guardas para ti y los tuyos la mejor parte.

¡Deja de robar!

$2. Prueba a Mi Señor.

Cuántos andan por el mundo prometiendo resultados en una u otra cosa sin una garantía de por medio. ¡Mi Señor no es de esos!

Mi Señor ha extendido por escrito una garantía para tu prosperidad: ¡Pruébame! -dice-. Pruébame ahora en esto dice mi Señor y yo abriré las ventanas de par en par, para derramar bendición hasta que ya no puedas con ellas.

¡Pruébame!

$3. Visualizalo.

Muchas bendiciones han pasado de largo por tu vida porque no fuiste capaz de verlas.

"Si puedes creer lo puedes ver, si puedes ver lo puedes tener, y si vas tener... ¡Diezma de una vez!" ¡Confiésalo y recíbelo!

"Sin visión el pueblo se desenfrena" dicen los dichos del sabio rey... y yo con autoridad profética declaro: "Sin visión el pueblo jamás será prosperado".

¡Visualizalo!

Conclusión/invitación:

Mi Señor desea tu prosperidad, mi Señor anhela derramar sobre ti tus más preciosos sueños y deseos solo tienes que dejar de robar, probar a mi Señor, visualizar la bendición. Y si no...

¡Arderás en el lago de fuego y azufre!



Este y otros sermones están disponibles en la página de nuestra Cyber Congregación.
Tu puedes exponer este sermón en tu prédica dominical depositando tu donativo a través del sistema de tu preferencia y preferentemente en dólares.

2 comentarios:

LIDERAZGO PARA UN MUNDO MEJOR dijo...

De acuerdo a lo que cree, se harán las cosas. Si tu crees que el diezmo es algo que debes practicar, házlo, de lo contrario incurres en pecado. Por mi parte yo creo que el diezmo bíblico es el IGV, en Perú. No hay discusión en esto y, en todo lo que crees, hazlo. Bendiciones.

Héctor Chávez Valencia
http://jesucristoenpolitica.blogspot.com/

coc Misiones dijo...

hola reberendo muy buen mensaje, la verdad es que tiene una manera de enseñar muy peculiar pero tiene toooda la razon!!!.
yo le mandaría mis diezmos a su congregacion pero no quisiera ofenderlo asi que voy a diezmar en la mia xD.
saludos desde argentina